Miércoles, 11 Septiembre 2013 10:25

Los falsos defectos

Los pies planos y las piernas en X en los niños pequeños

Il arrive souvent que les parents se fassent du souci à cause d'irrégularités présumées dans le développement moteur de l'enfant. Dans certains cas il s'agit pourtant de préoccupations non fondées.

El pie plano

El pie plano se caracteriza por una vasta área de contacto de la planta del pie con el suelo. En casi todos los niños, hasta los tres años, parece que el pie se apoya en su borde interior y que la huella plantar evidencia un contacto con el suelo no sólo en la parte exterior sino también en la interior de la planta del pie. El pie es blando, flexible, no presenta rigidez de movimiento, no duele y el pequeño se para bien y camina sin titubeos.
Se trata de un pie plano fisiológico que puede persistir como variante de la norma, incluso durante el crecimiento y en casi el 15% de los caso se vuelve a encontrar en el adulto sin que provoque impedimentos o dolor.
Algunos estudios llevados a cabo por autores norteamericanos entre la población militar demuestran que el pie plano no causa impedimentos y, por el contrario, sufre menos que los otros las fracturas por sobrecarga.
Estos pies flexibles y sin evidentes limitaciones funcionales no necesitan de ningún tipo de tratamiento: las eventuales correcciones en los zapatos o la adopción de plantillas son mal soportadas por los niños y representan un derroche de dinero.

Las piernas en X

Las piernas en X son causadas por una desviación del ángulo de las rodillas: cuando las rodillas se tocan los pies permanecen separados, de manera tal que para evaluar la magnitud de la deformación se mide la distancia de los mismos.
Este aspecto es muy común en los niños desde que comienzan a caminar, y hasta los 6 años las rodillas en X deben ser consideradas como fisiológicas. En la mayoría de los casos se corrigen espontáneamente con el crecimiento. No hay motivos para usar zapatos o plantillas correctivas. En cambio puede ser útil seguir la evolución del defecto en el tiempo con fotografías cada 4/6 meses para evaluar si se acentúa e investigar en la propia familia si existen deformidades análogas, evaluar si coexisten otros problemas, como por ejemplo, la obesidad o enfermedades relacionadas.
De hecho, el sobrepeso y/o la escasa actividad muscular pueden favorecer la persistencia del defecto. Si no es suficiente propiciar la actividad deportiva, el juego y el cuidado del peso correcto, o si se impone la matriz familiar, las piernas en X se convierten en un verdadero problema en la pubertad y el defecto debe corregirse quirúrgicamente, preferiblemente durante el período de crecimiento rápido.




GUÍAS PRIMIGI
LOS CONSEJOS DE PRIMIGI
DESCUBRA LA TALLA CORRECTA
FOLLOW

CUSTOMER SERVICE

export@primigi.com

Contactos

IMAC S.p.A. - Divisione IGI

Via Sandro Pertini, 6

06073 Ellera di Corciano (PG), Italy

VAT no. 00985500446