Lunes, 18 Septiembre 2017 14:07

Paso a Paso... Una aventura extraordinaria

El que bien empieza...

Desde 1976 Primigi acompaña los pasos de millones de niños en todo el mundo, estudiando los calzados que más se adaptan a cada fase de su desarrollo.
Gusto italiano por los detalles, materiales de calidad y una constante investigación tecnológica, son las características que distinguen el diseño Primigi y lo hacen inconfundible con apenas tocarlo. Calzados suaves, livianos y seguros, que, como el abrazo de la madre, protegen los pequeños pies desde los primeros pasos hasta las carreras al aire libre. Por esto Primigi es el especialista de la infancia, porque conoce las necesidades más profundas del niño, cuidando con gran experiencia de suaventura más extraordinaria: ¡crecer!

La ternura de los primeros pasos

Toda madre sabe que los pies de su niño necesitan ser protegidos. Desde el momento del nacimiento, cuando son muy suaves, porque están formados en gran parte por cartílagos, hasta los primeros pasos, crecen día a día junto con su autonomía. El desarrollo motriz del niño se completa entre los 10 y 24 meses. Es en esta fase emocionante que aprende a caminar, sin prisa, pero con gran determinación!



¿Cuándo debe usar sus primeros zapatos?

En los primeros 24 meses el niño adquiere la posicio‘n erecta. Después de haber aprendido a gatear, busca un apoyo que lo ayude a levantarse. Cuando se sienta más seguro, intentará dar los primeros pasos, sosteniéndose siempre de un apoyo. Es fundamental acompañar y sostener estos primeros intentos con el calzado más apropiado. El calzado debe estar confeccionado con materiales livianos y transpirables, debe poseer una suela blanda y flexible, una punta ancha que permita que los dedos se muevan con libertad, y un contrafuerte en la parte trasera que, sin oprimir, ayude al pequeño a mantenerse de pie y a adquirir la postura correcta. ¡Listo para correr!

Primigi System"Todo en uno"

La experiencia de los calzados Primigi nace de una rigurosa investigación y del cuidado de cada detalle. Flexibles, livianos, transpirables, resistentes, suaves. Estos son los principios del Primigi System, un sistema de diseño único y exclusivo que otorga a nuestros calzados todo el confort y la fiabilidad que requieren los más elevados estándares tecnológicos. Bienestar y seguridad para el desarrollo del pie: descubra las extraordinarias características del Primigi System, una guía amiga para elegir el calzado que más se adapta a su niño!


 

Primigi GORE-TEX®La tecnología que camina junto a ti.

Los calzados Primigi con GORE-TEX® nacen de la necesidad de mantener los pies siempre frescos y secos. Gracia a la membrana especial, introducida entre el forro y el empeine, los zapatos son impermeables y transpirables al mismo tiempo, incluso en los meses más fríos y lluviosos.

Se trata de una membrana con 1,4 miles de millones de microporos por cm², 20.000 veces más pequeños que una gota de agua, pero 700 veces más grandes que una molécula de vapor de agua. De este modo impide el paso del agua mientras que la transpiración sale fácilmente.

Descubre las Primigi GORE-TEX® SURROUND™ para sentirte envuelto en una sensación de bienestar.
La exclusiva estructura abierta de la suela permite que todo el zapato sea impermeable y al mismo tiempo transpirable.
Un resultado extraordinario sobre todo en la estación templada, cuando el tiempo cambia rápidamente del sol a la lluvia.
¡Los pies del niño estarán siempre secos!

 

 

¿Cómo elegir el calzado más conveniente para el niño?Un Primigi para cada edad.

Elegir el calzado adecuado para un niño es una tarea delicada. Es fundamental que respete la fisiología y el desarrollo armonioso de sus pies.

12-24 meses Sus primero calzados

Para asistir en los primeros pasos sin oprimir los pies, se sugiere que el calzado sea alto en los tobillos evitando de esta forma que se salgan fácilmente. En esta etapa el niño necesita un calzado muy delicado que proteja sus tiernos pies en contacto con el zapato, que sea suficientemente flexible pero que no se doble, flexible en la punta y rígido en el talón, para no entorpecer los movimientos.
Los materiales deben ser suaves y naturales, como la piel, el cuero y las telas. Vía libre también para los nuevos materiales, siempre y cuando sean suaves y transpirables.
Se puede optar por zapatos con cierres con velcro que son más fáciles de calzar, pero también los que tienen lazos y hebillas resultan óptimos porque se regulan con precisión incluso en los pies de los más rellenitos.

después de los 2 años Sus primeras aventuras extraordinarias

Cuando el niño aprende a caminar, su calzado debe responder a nuevas exigencias. El pie tiene una estructura más definida, es más alargado y el calzado se debe adaptar a su forma.
Los zapatos ideales deben tener empeine suave pero resistente, suela flexible pero que proteja de las asperezas del suelo y un sistema de cierre práctico y seguro.
Los movimientos y los continuos cambios de ambiente provocan una mayor sudoración, por lo tanto los zapatos deben favorecer la transpiración especialmente a través de la plantilla, cuyo material debe permitir la transpiración de la planta del pie.



El número justopara sus zapatos

¡Los pies del niño crecen casi en un abrir y cerrar de ojos! Para estar seguros de que el zapato calce correctamente, basta seguir algunos consejos.

Apoyar el talón a la parte posterior del calzado.
Extender la planta del pie.
Presionar suavemente el dedo gordo para controlar que entre la punta de los dedos y la punta del zapato hay un espacio de aproximadamente un centímetro.
Si el niño es muy pequeño, abrir todo lo que sea posible el zapato y empujar el pie completamente hacia adelante.
Si en el espacio que queda entre el talón y la parte interna posterior del zapato entra un dedo, significa que la medida es correcta.

Recuerde probar ambos zapatos derecho e izquierdo, porque muchas veces los pies de los niños difieren levemente uno de otro.

¿Cuándo cambiar el zapato?

El pie del niño cambia permanentemente. Es importante observar su crecimiento, que muchas veces se produce «en tapas».
Generalmente se deben cambiar los zapatos con la siguiente frecuencia:

De 1 a 3 años cada 40 días, aproximadamente 2 meses

De 3 a 6 años cada 3-4 meses aproximadamente

De 6 a 10 años cada 4-5 meses aproximadamente

Una aventura extraordinariaen todas las estaciones

Invierno

Para esta estación se aconseja utilizar al menos dos tipos de zapatos:
altos, con suela aislante, tipo «tanque», ideales para el frío y la lluvia; mejor si son impermeables.
Más livianos, con suelas flexibles y empeines aptos para ambientes calefaccionados, para las largas horas que se transcurren en casa.

Otoño y Primavera

En las estaciones templadas no se aconseja pasar directamente de la bota al zapato abierto o viceversa. El pie del niño se debe proteger de las variaciones de temperatura con calzados de peso medio, con una suave piel e interiores de cuero o tela.

Verano

Antes de los 2 años y sobre todo mientras el niño gatea, es preferible usar sandalias cerradas en la punta, altas en el talón, para proteger y sostener su pie.
A partir de los 2 años, se pueden alternar estos modelos más protegidos, aptos para los momentos en los cuales el niño realiza actividades de mucho movimiento, con sandalias más abiertas tanto en la punta como en el talón.

En cambio, se deben evitar en todas las edades los modelos tipo suecos, sin correa en el talón, que cansan el pie y obstaculizan el movimiento. El niño al moverse podría perderlos fácilmente y tropezar.

Un aspecto importantepara el bienestar de los pies del niño

La sudoración

Los pies son la parte del cuerpo que transpira más que cualquier otra. ¿Saben por qué?
En el pie se alojan aproximadamente 200 glándulas sudoríparas por cm². En el caso de los niños la sudoración es mayor que la de un adulto; este es un hecho natural que se puede controlar respetando algunas pequeñas reglas.

Cuando se sacan los zapatos, dejarlos secar al aire libre, evitando los rayos directos del sol que podrían decolorarlos y las fuentes de calor como el secador de cabello y caloríferos porque podrían contraerlos y hacer que pierdan su flexibilidad.
Se puede utilizar un poco de papel de diario para reducir la humedad interior y mantener la forma de los calzados.
Los niños deben utilizar al menos dos pares de zapatos por estación, alternándolos, para evitar la proliferación de bacterias y microorganismos.
Alternar y lavar las plantillas extraíbles de los zapatos.
Es una buena costumbre que los niños utilicen zapatos diferentes para salir y para estar en casa, privilegiando zapatos más livianos para estar en los lugares cerrados.

Los falsos defectos del pie

¿Te preocupas con frecuencia por posibles irregularidades en el desarrollo del pie de tu niño? ¡Es una preocupación muy común entre los padres!
Pero cuidado: lo que pareciera una malformación muchas veces es solo un defecto, que se corregirá espontáneamente con el crecimiento.

El pie plano

El pie plano se caracteriza por una vasta área de contacto de la planta del pie con el suelo.
Hasta los tres años la huella plantar de casi todos los niños evidencia que no solo la parte externa del pie hace contacto con el suelo, sino también la parte interna.
El pie es blando, flexible, el movimiento es fluido, el niño se para bien y camina sin torpeza. Se trata de un pie plano fisiológico, que puede persistir también durante el crecimiento en aproximadamente el 15% de los casos, sin que sea causa de disfunciones o dolor

Las piernas en X

Se producen por la desviación angular de las rodillas: cuando las rodillas se tocan y los pies se mantienen separados, se debe medir la distancia que hay entre ellos para evaluar el grado de conformación.
Este aspecto es muy común en los niños desde que aprenden a caminar y se considera que es solo fisiológico hasta la edad de 6 años.

Algunos consejos para la limpiezade los zapatos Primigi del niño

Empeine

zapatos de piel, napa, piel de becerro
para eliminar el polvo y el lodo basta cepillar los zapatos todos los días y periódicamente, aplicar betún neutro o de colores.

zapatos de charol, naplack, laminado
el roce contra superficies rugosas, la abrasión, el movimiento pueden dañar el característico acabado brillante. Para su limpieza basta un paño húmedo para quitar el polvo y hacer que el empeine vuelva a resplandecer.

zapatos de gamuza, de nobuc, cuero
son más fáciles de mantener de lo que se cree. Se lavan con un paño embebido en agua y con un poco de jabón de Marsella. Para las manchas, es perfecta una hoja de papel de lija muy fino, un cepillo de metal o un pequeño trozo de caucho.

zapatos de tela
es mejor evitar la lavadora. El zapato no debe sumergirse totalmente en el agua porque se corre el riesgo de remover el pegamento entre la suela y el empeine y entre las otras partes del calzado. También en este caso, es preferible frotar con un paño húmedo y jabón de Marsella.

zapatos con accesorios, lentejuelas, perlas, aplicaciones
los zapatos para niños muchas veces tienen pequeños elementos, accesorios, perlas, lentejuelas, aplicadas en el empeine. Estos accesorios hacen que el zapato sea más delicado y más propenso al desgaste, porque, si consideramos sobre todo el movimiento enérgico del niño, se pueden deteriorar o despegar. Este aspecto bajo ningún punto de vista debe ser considerado como un defecto del producto, sino una consecuencia normal del uso. La limpieza debe ser cuidadosa, además de las precauciones que se deben tener para el tipo de material específico del empeine, también se debe cuidar de no despegar los accesorios.

Interiores

Plantilla extraíble
Muchos calzados Primigi poseen una práctica plantilla interna que se puede extraer fácilmente.
Se trata de un producto de gran valor que permite higienizar mejor la parte interna del calzado. Es natural que los pies de los niños transpiren abundantemente. Este fenómeno se acentúa notablemente en ambientes calefaccionados, temperaturas elevadas, actividad física intensa, y varía según la edad del niño.
Si el interior del calzado está mojado, es necesario secarlo para evitar la formación de bacterias, moho y microorganismos, que causan manchas antiestéticas y feos olores.
Cuantas más pieles y materiales naturales sin tratamiento con agentes químicos agresivos se utilicen para realizar el zapato, mayor puede ser la presencia de estos fenómenos.

¿Cómo secar los zapatos recién lavados o muy húmedos debido a la lluvia o el sudor?
Ante todo, nunca colocarlos cerca de fuentes directas de calor (secadores de cabello o caloríferos) porque se contraen y pierden flexibilidad. Es mejor dejarlos al aire libre hasta que estén completamente secos, evitando los rayos directos del sol, que los decolorarían. Es aconsejable, colocar luego un poco de papel de diario que absorberá la humedad y ayudará a conservar la forma del zapato.

Se sugiere que el niño utilice alternadamente varios pares de zapatos entre los más adecuados para la estación.

¡Es muy importante elegirel número de zapatos correcto!

Un calzado demasiado corto, impide el rápido desarrollo del pie del niño, mientras que uno demasiado grande no podrá sostenerlo adecuadamente y puede ocasionar posturas y movimientos incorrectos porque el pie se desliza hacia adelante en vez de apoyarse correctamente en el talón, con el riesgo de tropezar.

El medidor de talla Primigi es un instrumento que puede tener siempre a mano para comprobar rápidamente la talla de los zapatos.

Es muy fácil:

descarga e imprime la hoja
apoyar el pie sobre la huella, con el talón apoyado en la leyenda «apoyar el talón aquí»
leer la medida

!Y eso es todo!

También podrían interesarte « TABLA DE CONVERSIÓN TALLAS ROPA Cuidalos... »
GUÍAS PRIMIGI
LOS CONSEJOS DE PRIMIGI
DESCUBRA LA TALLA CORRECTA
FOLLOW

CUSTOMER SERVICE

export@primigi.com

Contactos

IMAC S.p.A. - Divisione IGI

Via J. Gagarin, 6

06070 Ellera di Corciano (PG), Italy

VAT no. 00985500446

By using cookies we insure the best experience of our site. To learn more, know the cookies we use from the site and eventually disable them, please access the Cookie Policy.
I you keep on surfing in this site, you go through cookie approval to be used